reflexiones de vida
16 abril 2020

psicología y reflexiones: vivir aquí y ahora

reflexiones de vida

En este video trabajaremos algunas reflexiones sobre el «Aquí» y «Ahora», con todo lo que ello implica.

AQUÍ

El «Aquí» es estar conectados con lo que está en presencia y ocurre en nuestra vida. Estar conectados con aquellos que están, con la situación que acontece, más que con lo ausente, con esas personas que partieron de nuestra vida por fallecimiento o una relación de pareja que concluyó. Es estar conectados con la vida que transita adelante nuestro, y no con aquella que ya es parte de nuestra historia, o con aquella que imaginamos y deseamos.

AHORA

Y el «Ahora», con el momento presente, diferenciado del pasado (lo que ya fue) o futuro (lo que aún no es). El ahora es estar en contacto con este instante y momento casi fugaz e imperceptible para nosotros. El ahora transita resonando en nuestro cuerpo, como una gran caja de resonancia aunque no seamos concientes de ello. El pasado y el futuro no existen. El pasado ya fue, está escrito en nuestra historia, es inmodificable, simplemente es así. Por ello, lo único que podemos hacer es aceptarlo o resignificarlo. En cambio, el futuro es incierto, imprevisible, aún no es, aún no llega. Sólo podemos suponer como será, y seríamos unos ilusos si creyéramos que así será. La vida, el vivir, tiene infinitas variables que escapan a nuestro control. Son tantas las variables que nos atraviesan que sería ingenuo pensar que salgo de mi casa y llegaré al trabajo en 20 minutos ya que, en el camino desconocemos si hubo o no un accidente, si hay control policial, si se me rompe el auto, si me chocan, que piensan y sienten en este momento peatones y conductores, si alguien se violenta conmigo, si la persona que tenía que abrir las puertas del trabajo se quedó dormida o tuvo un problema de salud, etc.

Cómo verás, estamos arrojados a la vida, arrojados al vacío. Sólo que para no angustiarnos, y no vivir angustiados, tenemos que hacer como si viviéramos con certezas. Sólo la vida va ocurriendo en este instante, en este momento presente con lo que está existiendo aquí (te adjunto un artículo que escribí «Las 9 reglas de oro para reflexionar»)

La mente y los pensamientos son muy rápidos, extremadamente rápidos, tal es así, que pueden viajar al pasado, al futuro, a otro país, al trabajo, a cualquier parte en sólo un abrir y cerrar de ojos. La mente puede pensar que durante el día podremos hacer 10 cosas, casi en simultáneo. En cambio, nuestro cuerpo es muy lento, extremadamente lento si lo comparamos con la velocidad del pensamiento. Y es tan lento que sólo puede hacer una cosa a la vez, y sólo puede habitar un momento y es en el presente. El cuerpo no se puede desdoblar e ir al pasado o al futuro, o al menos esa máquina y tecnología aún no la descubrimos. El cuerpo sólo habita aquí y ahora, es una gran caja de resonancia que capta todo cuanto sucede a nuestro alrededor. A través del cuerpo, este cuerpo que somos y habitamos (y no que tenemos), sentimos y percibimos de la piel hacia adentro (propioceptivo) y de la piel hacia afuera a través de nuestros órganos sensoriales. Así es que podemos oler, escuchar, gustar, tocar, mirar, y percibir nuestros latidos, respiración, órganos internos con sus molestias y dolores, como nuestras emociones. A través de este cuerpo, este vehículo que nos permite transitar en esta vida y sentirla, nos conectamos con nosotros, nuestros sentir y pensar, nuestra corporeidad y con los demás y el entorno.

Esto no significa que dejes de tener proyectos, sueños. Significa que tengas proyectos y deseos en tu vida, pero no hagas un programa de la misma, en donde la vida y las situaciones se tengan que ajustar a que lo esperás, y si eso no sucede, te frustrás y enojás. La vida es, ni buena ni mala, simplemente ocurre y estará en vos adaptarte a la misma. Este aislamiento social es, y vos podés conectarte con lo que está ausente, p. ej. las actividades que no podés realizar y frustrarte, o podés conectarte con lo que está sucediendo y ver que de posibilitador hay ahí.

Te invito a que vivas al ritmo de tu cuerpo, de tu sentir y emocionar en el aquí y ahora, en estos instantes que te regala la vida misma. Vive con aquello posibilitador que está ante tus ojos y no con la frustración y el sufrimiento de lo que no es, de los que no están.

Vivir en el aquí y ahora es un ideal y, al mismo tiempo, una filosofía de vida a la cual aspirar.

Si te gustó el video suscribite al canal para ver próximos y dale un me gusta.

Abrazos y cariños a la distancia!!

Lic. Mauricio Vezzoni

PUBLICACIONES RELACIONADAS